A+ R A-

AENA responde al Senador Quintero(AHI) que el esqueleto del hotel fantasma de la T2 no afecta a la Marca España

Siete años lleva la Marca España presentándose a la salida de la T2 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, mediante un esqueleto de hormigón armado tras no acabar la UTE formada por Sampol y Barceló un hotel concesionado

hace 7 años, en el mayor recinto aeroportuario de España. AENA responde a la pregunta del Senador herreño Narvay Quintero, indicando que "se está trabajando intensamente en la búsqueda de soluciones para continuar la obra". Pero nada del incumplimiento de esta concesión administrativa y sus repercusiones administrativas. La concesión era nada menos que de una duración de 40 años. Pero AENA como en otro mundo, insiste en la calidad del Aeropuerto, no viendo la afeada realidad que recibe a los visitantes en Madrid desde hace ya casi 5 años.
     
 
Pero el Senador aportaba una solución como era tapar temporalmente este símbolo de la época de orgía y desenfreno de la construcción en España, inacabado, mediante un panel publicitario, indicando que "el elevado coste de producción de la lona a cargo del anunciante, y la importante oferta de espacio publicitario sen el aeropuerto más visibles y más atractivos para los potenciales anunciantes, hacen inviable el proyecto". Expertos en publicidad consultados por AD sin embargo señalan que se trata de un emplazamiento perfecto por ejemplo para la publicitación de una ciudad como Madrid, cuando precisamente se está intentando reactivar el turismo a la capital de España, y es más, "evidentemente el perjuicio de imagen que esta inacabada edificación supone para la imagen del propio aeropuerto y de la ciudad, no hay que ser un experto para intuirlo".

AENA está convencida en su respuesta escrita al Senador, que el Aeropuerto de Madrid-Barajas "contribuye a la imagen país de España, al ser un ejemplo de vanguardia, innovación y calidad de sus infraestructuras no afectando negativamente a la Marca España la existencia de una edificación en proceso de construcción dentro de su recinto aeroportuario". Cualquier no experto intuye que logicamente sí afecta negativamente a la marca España, y que ni resulta un ejemplo de vanguardia, innovación y calidad, sino más bien de decrepitud, dejadez, y mala gestión de lo público en este país. Pero además, si analizamos a fondo la falta de sanción alguna al incumplimiento con una concesión administrativa como esta, llegaremos facilmente a la conclusión de que además supone la imagen de la ineficiencia de la aplicación de un marco jurídico consistente en la salvaguarda del interés de lo público. Es decir, la imagen real que se transmite con este símbolo, es que estamos en un país donde ni tan siquiera existe la garantía jurídica para el Estado del cumplimiento de las obligaciones por parte de empresas privadas. Y todo ello en un ambiente de oscurantismo y falta de transparencia básica. Esto se refleja en la forma de dirigirse y de no concretar en las respuestas que continuamente se le dan a este Senador electo. Lo que simboliza este edificio es una época en la que el poder del hormigón armado se sobreponía a los intereses públicos de forma desorganizada y anárquica. Lo que simboliza este edificio es que el ladrillazo se extendió a los aeropuertos una vez la rapiña había terminado con medio país arruinado gracias a las ocurrencias de unos pocos en el ámbito de la vivienda. Lo que simboiiza este repugnante representante de la cultura del ladrillazo en España, es que nadie se responsabiliza de nada, ni tan siquiera de una concesión administrativa incumplida por un período de 40 años, casi como si se tratara de una autopista que requiere largos períodos para su amortización. Lo que simboliza la forma en las respuestas a un Senador electo, continuamente plagadas de inconcrecciones y opacidad es una gran tomadura de pelo, que en un país serio sería impensable por lo que representa un Senador. Lo que simboliza este esqueleto de hormigón armado es que todo cabe en el saco de lo público y que nadie resulta finalmente responsable de los desmanes, las dejadeces y las inacciones con lo público, y así, realmente es así como se daña la Marca España. Pretender que no es una imagen negativa este edificio en la recepción de nuestros visitantes indica que los gestores de lo público una vez más se alejan de una realidad que se mide en miles de millones, 13000 en el caso de AENA, de pérdidas sin responsabilidad alguna. Esta es la imagen de España que transmite este edificio. Y lo peor, es que poco han cambiado las cosas desde la época del candidato Blanco al Europarlamento.

Después de cinco años de espera de una solución, los brindis al sol sobre la inminencia de los trabajos para encontrar soluciones con los que se despide AENA, dicen "a corto plazo", siguen sin ofrecer fechas concretas y medidas respecto a los incumplimientos. Eso sería una respuesta.

Por cierto, una de las empresas de la UTE, la balear Sampol, resulta ser el mayor adjudicatario de balizamiento de AENA, y gestiona la Central Térmica de Energía del Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Comentarios   

0 #1 Puntal de Lucha 03-09-2014 13:25
Este Senador de una pequeña isla es un GRAN Senador, no se como puede tener tanta y tanta informacion de una de las empresas mas grandes de España como es AENA, pero desde luego que le pone contra las cuerdas y demuestra su mala gestion. A gente asi sea del partido que sea es la que hay que valorar. Animo Narvay,un saludo
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

                                                                                        Publicidad    

                            

                                       PUBLICIDAD

                        

PUBLICIDAD

 

NO AL PARQUE NACIONAL MARINO

@hierrobimbache