A+ R A-

Amado Carballo:Un poco de cordura con el Parque Nacional

En tiempos de marejada, hay que mantener la cordura. Estamos viviendo estos días un endurecimiento y radicalización del debate relativo al Proyecto de Parque Nacional Marino en el Mar de Las Calmas, en la costa herreña.

Impulsada tanto por unos como por otros, la polarización entre pescadores profesionales y recreativos en la isla es un problema enquistado desde el principio, y lamentablemente está desvirtuando el debate respecto de un Proyecto que no solo le dará la categoría que se merece a los valores naturales que tenemos en nuestra costa, sino que también vendrá a beneficiar a esta isla y a sus pobladores, vía presupuestos e infraestructuras, investigación, proyección internacional y conocimiento de lo nuestro.

 No podemos perder el norte; y de eso saben mucho las personas de mar. Debemos tener claro el debate; y de que lo que tenemos sobre la mesa es un proyecto sujeto a modificación para su mejora, previo debate y propuesta. De hecho, ya Podemos en El Hierro se ha pronunciado sobre algunas posibilidades de alteración de límites. Por ejemplo, desde esta formación consideramos procedente valorar la separación de la costa de la delimitación en la zona oeste de la isla, en “El Barbudo”, en “Lomo Negro” o en “El Verodal”, lugares tradicionales también de pesca recreativa, una zona que incluso es un punto estratégico para la pesca de “nuestras viejas”.

 También hemos manifestado que podría ser importante la modificación de la Ley de Parques Nacionales con objeto de regular pormenorizadamente los Parques Nacionales exclusivamente marinos. Adaptar la Ley a esta nueva realidad que pretende ser creada (el primer Parque Nacional 100% Marino) es primordial, pues existen efectivas deficiencias legislativas para este ámbito, y El Hierro puede influir muy y mucho en la regulación que salga de las Cortes Generales en su día. En cualquier caso, lo que sí debemos tener claro es que el debate no debe ser “Sí” o “No” al Parque Nacional Marino en este momento, sin perjuicio de lo que defendamos cada uno.

Se debería pasar del “NO” absoluto de entrada, a un “NO ASÍ” para lograr un Proyecto de Parque Nacional Marino en el que confluyan las pretensiones de todos y todas en la medida de lo posible; por el bien de nuestro modelo socioeconómico y “nuestro” Estado del Bienestar, por el bien de nuestra biodiversidad, para lograr tanto un reconocimiento internacional como la salvaguarda de nuestros valores naturales en general; y de los 9 valores presentes en este Proyecto de Parque de los 13 a proteger según en Anexo de la Ley de Parques Nacionales en particular.

 En definitiva, es importante informarnos todos y todas adecuadamente de lo que estamos hablando, de los elementos del Parque, de las oportunidades que ofrece, de las ventajas y, también, de los posibles inconvenientes que pudieran existir; pero ello sin polarización y enfrentamiento agresivo gratuito e innecesario, porque no solo hablamos de pesca profesional y pesca recreativa, hablamos de un proyecto de isla, de un modelo CABILDO DE EL HIERRO socioeconómico, de un elemento clave en un sistema insular y regional, con proyección internacional. Merece la pena hablar, escuchar, debatir y consensuar en la medida de lo posible, por el bien de todos y todas: los pescadores profesionales, los recreativos, el sector primario en general, el turístico, las organizaciones sociales y las políticas. Nos emplazamos a ello con propuestas concretas.

 Hablemos de “El Verodal”, “Lomo Negro” o de “El Barbudo”, hablemos de modificar la Ley de Parques Nacional si es necesario, así como de clarificar conceptos clave y valorar alternativas posibles. No nos dediquemos a lanzarnos cuchillos por oportunismo político, porque nos perjudica a todos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

                                                                                        Publicidad    

 

                                     PUBLICIDAD

                        

PUBLICIDAD

 

NO AL PARQUE NACIONAL MARINO

@hierrobimbache