A+ R A-

LOS ATLETAS DEL CLUB ATLÉTICO PRINCESA TESEIDA SE MOVILIZAN EN CHANGE.ORG

MÁS DE 1.000 DEPORTISTAS HAN PASADO POR ESTE CLUB A LO LARGO DE SU TRAYECTORIA, CONSIGUIENDO GRANDES LOGROS PARA EL DEPORTE HERREÑO Y ENTRENANDO EN CONDICIONES LAMENTABLES.

El Club Atlético Princesa Teseida se moviliza y pide ayuda a todos sus simpatizantes y deportistas para que firmen su petición en Change.org. Esta iniciativa fue tomada por sus propios atletas, quienes están cansados de sentirse inferiores a las otras islas por la diferencia de oportunidades que tienen.

Han sido más de 1.000 atletas los que han pasado por este club, entrenando en campos de fútbol y pistas de tierra. Carentes de instalaciones adecuadas para poder practicar las modalidades de lanzamiento y salto, los atletas tienen la necesidad de salir a preparar sus competiciones y celebrar los Controles de Marca en otras islas, ya que es imposible coger marca en la isla.

“No podemos consentir que los deportistas herreños, cada vez que salgan a competir fuera se sientan minusvalorados e incapaces de seguir progresando porque no hay instalaciones adecuadas para entrenar”, afirma el presidente del club, José Luis Brito.

Brito insiste en cuidar al deporte base, “tenemos un gran número de niños, donde nos esforzamos por inculcar los valores del atletismo desde las bases. Tienen un gran potencial y, sobre todo, muchas ganas de superarse; se nos cae el alma al suelo cuando llegan a Campeonatos de Canarias y ven las instalaciones en las que los clubes de otras islas entrenan y comparan en la que ellos lo hacen”.

A todo esto el atleta José Morales, iniciador de la propuesta en Change.org apostilla: “Cuando eres niño, no te importa mucho, pues lo que quieres es jugar y divertirte, pero mi interés es poder clasificarme para asistir a algún campeonato de España, y sin pista de atletismo, corro con mucha desventaja para conseguirlo, es un  poco frustrante.”

25 años de atletismo en El Hierro

    
Eran los años 90 y corrían otros tiempos, los jóvenes participaban en las actividades de deporte escolar y viajaban a las finales en la isla que correspondiese. Se practicaba fútbol en campos de tierra, lucha canaria y poco más. El deporte se dejaba para la edad escolar.

Comenzábamos a entrenar para más o menos hacerlo bien, para ir a los escolares y hacer un campeonato digno, no se podía permitir pensar en ganar tal o cual prueba; el deporte era participar… y con eso fue entrando el gusanillo de querer practicar más y competir más, claro está, mejorando el nivel participativo.

Fundamos por aquel entonces el Club Atlético Princesa Teseida, lo que nos equiparaba, o casi, al resto de las islas y empezaba así una andadura incierta pero llena de ilusión. Éramos pocos, crecíamos lentamente y las ayudas de las instituciones solo venían del Cabildo Insular. Se trataba por aquel entonces más de organizarnos que de competir con grandes aspiraciones.

Organizamos por primera vez en la isla el Campeonato de Canarias de campo a través en la Hoya del Morcillo y la prensa especializada escribía “UN CROSS DE HIERRO” encantada por el circuito elegido y la buena organización del campeonato. En la Liga Canaria de Clubes, logramos el ascenso a primera categoría, siendo el único club de isla no capitalina que lo lograba. ¡Sorpresa! Para todos. Y comenzaron a llegar las palmaditas en la espalda y los ¡qué bien!.

Y así fueron pasando los años, con alguna pequeña subvención del Cabildo Insular según el año y el dinero disponible, pero siempre viajando con sacrificios y penurias y logrando algún que otro campeonato de Canarias o medalla.

En el resto de las islas se comenzaron a construir instalaciones atléticas adecuadas, y a mejorar las que ya existían, en todas las islas, excepto en la nuestra, si queríamos competir siempre tendríamos que salir a otra isla.

Y algunos de nuestros deportistas comenzaron a viajar a la península para participar en los Campeonatos de España, de campo a través y de pista, sobre todo en pruebas de lanzamientos, fijándose en nuestros deportistas los técnicos de la Federación Española que concentran en sus categorías a algunos de nuestros atletas para su seguimiento y mejora.

El deporte fue cambiando poco a poco, en el resto de las islas se fueron construyendo instalaciones adecuadas, o reformando la existentes para que el atletismo y la población en general pudiese tener un lugar adecuado donde practicar deporte.

Nosotros, sin embargo, continuamos entrenando en los campos de fútbol ya no de tierra, o en las carreteras o el canal de La Frontera, donde no hubiese mucho tráfico; cualquier lugar era bueno para practicar deporte.

Y seguíamos obteniendo premios, medallas y felicitaciones por el trabajo hecho, siempre la palmadita en la espalda y ¡qué bien el atletismo!.

Con el tiempo hemos ido consolidando una estructura deportiva y técnica que nos sirve para hacer una actividad cada vez más amplia. Han pasado cerca de mil niñas y niños y adultos por nuestro club en 22 años de actividad, tal vez más. Algunos han salido de la isla y continúan con la práctica deportiva en otras islas, otros han decidido continuar sus estudios y eso le ha impedido seguir corriendo, saltando o lanzando, o sencillamente han cambiado la pista por la tierra de las carreras de montaña u otros deportes, pero todos conservan un grato recuerdo de su paso por nuestro club.

Durante estos años hemos colaborado con el Cabildo Insular y los Ayuntamientos de la isla, con la “Delegación del Gobierno” y con Asociaciones de Vecinos, con quienes nos lo han pedido, pruebas familiares y deportivas en las fiestas locales, carreras solidarias a favor de la Asamblea Insular de la Cruz Roja, distintos campeonatos de Canarias, siempre de campo a través, e incluso el Campeonato de España de Marcha Atlética en ruta en el año 2017.

Ahora las ayudas son más, desde el cabildo y los ayuntamientos, he incluso las empresas privadas de la isla, o desde la Fundación Cajacanarias.

Sin embargo, no somos como los demás, no podemos competir en igualdad de condiciones que el resto de atletas canarios; el tiempo ha pasado pero aquí seguimos como hace veinte años. Ellos entrenan en instalaciones adecuadas, con seguridad y medios, nosotros seguimos entrenando mirando de reojo que no pase un coche o que alguien se nos cruce por la acera cuando lanzamos; seguimos atentos a que el señor que pasea su perro se aleje lo suficiente para lanzar el martillo, desde la tierra hasta la tierra, ¡cuidado no te resbales y te caigas sobre una piedra!

No podemos hacer salto de altura o pértiga, no es lo mismo enseñarlo en el foso de tierra sin colchonetas y listones, caer a poco más de un metro de altura, que hacerlo en competición, no tenemos cajetín y caer desde más alto sobre las colchonetas conlleva un riesgo que no hemos experimentado en los entrenamientos.

Más fácil, correr 80 metros y salir de pie, aunque los demás utilicen los tacos de salida, los nuestros se resbalan en el asfalto, eso sí, recordar que se corre por calles no sean que nos descalifiquen porque aquí no tenemos algún lugar donde marcar las calles.

Ya nos ganan con cierta claridad, si entreno en pista conozco el ritmo y los tiempos de paso que me convienen, aquí lo hacemos más o menos al ojo, sin curva, con cuidado de no enredarnos en las porterías o que algún balón perdido nos dé un golpe. Pisando entre el verde césped artificial de seis campos de fútbol y el asfalto, siempre con cuidado.

Con esfuerzo tenemos más material, que llevamos en nuestro coche para arriba y para abajo, más deportistas, con la colaboración de las familias, y más ilusión. Seguiremos entrenando.

Creemos que ahora es el momento, es el siglo XXI y queremos ser como los demás atletas de Canarias.

Por todos aquellos que estuvieron, por quienes están, y por todos los que estarán, ¡Necesitamos unas pistas de atletismo YA!

                                                                                        Publicidad    

PUBLICIDAD

 

@hierrobimbache